.........................................................................................................................................



Daño cerebral adquirido (DCA)
Daño cerebral traumático (DCT)
Daño cerebral congénito
Enfermedades neurológicas degenerativas
Rehabilitación del paciente con daño cerebral
Guía de familias

DAÑO CEREBRAL ADQUIRIDO

El daño cerebral adquirido (DCA) es producido de forma súbita, por un golpe o sacudida en la cabeza o un traumatismo craneal que penetra e interrumpe la función normal del cerebro. La severidad del daño producido se puede extender de leve a severo.
El DCA se lleva a cabo a nivel celular en el cerebro. Por lo tanto, la lesión de un DCA puede afectar a las células a lo largo de todo el cerebro, en lugar de sólo áreas específicas como ocurre en el daño cerebral traumático.

¿Cuáles pueden ser las causas del daño cerebral adquirido?

Obstrucción de las vías respiratorias: ahogamiento, asfixia, aplastamiento del pecho…
Tumores cerebrales: tanto el propio tumor como los procedimientos llevados a cabo para su eliminación pueden ser los causantes.
Traumatismos craneoencefálicos (TCE): Las causas más frecuentes son los accidentes de tráfico.
Accidentes cerebro-vasculares (ACV): Lesiones derivadas de una alteración o interrupción del riego sanguíneo del cerebro como embolias o hemorragias cerebrales.
Anoxias o hipoxias: Respectivamente son la ausencia o disminución de llegada de oxígeno al cerebro por un intervalo de tiempo determinado, provocando la muerte neuronal de parte del tejido cerebral. Cuanto mayor es el tiempo sin oxígeno, mayor es el daño causado.
Otras causas: Incluyen encefalitis producidas por diversas causas como envenenamiento, procesos infecciosos…

¿Cuáles son las consecuencias del daño cerebral adquirido?

- Alteraciones físicas, como trastornos motores o sensoriales.
- Alteraciones neuropsicológicas: Déficit cognitivo, y alteraciones
emocionales y del comportamiento. - Alteraciones del lenguaje y de la comunicación: Alteración de la expresión por vía oral, escrita o de la comprensión. Alteración de los procesos básicos del lenguaje (comprensión, expresión), llamado “afasia”.
- Alteraciones en la funcionalidad: control de esfínteres, autonomía para la vida cotidiana…
Una característica frecuente de las personas con daño cerebral, es que éstos no son conscientes de los déficits o dificultades derivadas de la lesión cerebral (anosognosia), especialmente cuando se trata de alteraciones cognitivas y emocionales. Frecuentemente la persona afectada rechaza la ayuda de quién le ayuda, dificultando su cuidado y rehabilitación.

DAÑO CEREBRAL TRAUMÁTICO (DCT)

Las lesiones cerebrales traumáticas, son lesiones que provocan daño en el cerebro y que pueden ocurrir de dos formas: cerradas o penetrantes.
- La lesión cerebral cerrada, ocurre cuando la cabeza en movimiento se detiene de forma brusca, como al golpearse contra el parabrisas del coche, o por el golpe de la cabeza con un objeto contundente, haciendo que el cerebro choque contra la superficie ósea intracraneal.
La lesión cerebral cerrada también puede ocurrir sin trauma externo, cuando el cerebro se ve sometido a un movimiento brusco hacia delante u hacia atrás, como ocurre en un traumatismo vertebral o al darle una sacudida a un bebé.
- Las lesiones cerebrales penetrantes se producen cuando el cráneo es perforado por un objeto que se mueve a alta velocidad.

DAÑO CEREBRAL CONGÉNITO

El daño cerebral congénito es el que ocurre desde el nacimiento o la etapa fetal. Y puede sercausado por diferentes factores como anomalías genéticas, falta de oxígeno, prematuridad, infecciones o por otros acontecimientos.
El daño cerebral congénito lleva a Parálisis Cerebral aproximadamente a 3 de cada 1000 recién nacidos. En un 10 – 15 de cada 1000 se pueden presentar alteraciones en el desarrollo cognitivo (habilidades en el pensamiento y el aprendizaje), llevando esto a desarrollar problemas en el ámbito educativo e integración social.
Puede causar problemas durante toda la vida con las funciones físicas y cognitivas alteradas. Algunos ejemplos de afecciones causadas por daño congénito cerebral son: Parálisis Cerebral, epilepsia, hidrocefalia congénita, síndrome alcohólico fetal,…

ENFERMEDADES NEUROLÓGICAS DEGENERATIVAS
- Enfermedad de Alzheimer.
- Demencia vascular.
- Enfermedad de Parkinson.
- Esclerosis múltiple.
- Esclerosis lateral amiotrófica.
- Enfermedad de Creuztfeldt-Jakob y otras enfermedades asociadas a priones.

Enfermedad de Alzheimer
La enfermedad de Alzheimer (EA) es la forma más común de demencia entre las personas mayores. La demencia es un trastorno cerebral que afecta gravemente la capacidad de una persona de llevar a cabo sus actividades cotidianas.
La EA comienza lentamente. Primero afecta las partes del cerebro que controlan el pensamiento, la memoria y el lenguaje. Las personas con EA pueden tener dificultades para recordar cosas que ocurrieron recientemente o los nombres de personas que conocen. Con el tiempo, los síntomas empeoran. Las personas pueden no reconocer a sus familiares o tener dificultades para hablar, leer o escribir. Pueden olvidar cómo cepillarse los dientes o peinarse el cabello. Más adelante, pueden volverse ansiosos o agresivos o deambular lejos de su casa. Finalmente, necesitan cuidados totales. Esto puede ser muy estresante para los familiares que deben encargarse de sus cuidados.
La EA suele comenzar después de los 60 años. El riesgo aumenta a medida que la persona envejece. El riesgo es mayor si hay personas en la familia que tuvieron la enfermedad. Ningún tratamiento puede detener la enfermedad. Sin embargo, algunos fármacos pueden ayudar a impedir por un tiempo limitado que los síntomas empeoren.

Demencia vascular
Cuando, a causa de enfermedad vascular (generalmente por causa de una embolia o de una hemorragia), partes del tejido cerebral quedan sin irrigación sanguínea, se denomina Accidente Vásculo-cerebral o Accidente Cerebro-vascular. Estos sucesos a menudo producen el fin de partes del tejido cerebral, con lo que las funciones que llevaban a cabo estas zonas quedan a menudo anuladas. Así, el paciente pierde funciones cerebrales por causa de los accidentes cerebro-vasculares.
Si el accidente cerebro-vascular es de suficiente magnitud, o si en un mismo paciente suceden varios accidentes, el enfermo puede sufrir una pérdida importante de sus funciones cerebrales, dando un cuadro clínico asimilable a una demencia. Ya que el origen de esta demencia es la enfermedad cerebro-vascular, se denomina en este caso demencia vascular.
Por el deterioro en los pacientes ancianos del corazón y del sistema arterial y venoso en todo el organismo, en el cual se incluye el sistema vascular cerebral, esta enfermedad será también mucho más frecuente en la ancianidad.
A diferencia de la demencia producida por la Enfermedad de Alzheimer (gradual i de inicio insidioso a lo largo del tiempo), en la demencia vascular generalmente tiene un inicio brusco y suele avanzar a saltos (empeoramiento clínico con cada suceso cerebro-vascular que sufra el paciente), presenta una relativa preservación de la personalidad y de la memoria. A menudo hay una historia previa de factores de riesgo cardiovascular (hipertensión, tabaquismo, etc.), y el diagnóstico clínico de accidentes cerebro-vasculares, aterosclerosis y signos neurológicos focales de afectación central (parálisis de algún miembro, etc.).
Así, el paciente con demencia vascular cumple los criterios de demencia,y además signos neurológicos focales producto de accidentes cerebro-vasculares. Se suele tener afectada de un modo temprano la capacidad de la marcha y presenta frecuentemente alteraciones motoras y síntomas de incontinencia urinaria temprana (ambas poco frecuentes en la Enfermedad de Alzheimer hasta fases más avanzadas), y una mayor labilidad emocional y tendencia a la depresión.

Enfermedad de Creuztfeldt-Jakob
La Enfermedad de Creutzfeldt-Jakob (ECJ) es un raro trastorno del cerebro, degenerativo e invariablemente mortal. Afecta aproximadamente a una de cada un millón de personas en todo el mundo. La ECJ aparece generalmente en etapas más avanzadas de la vida y mantiene una trayectoria rápida. Típicamente, los síntomas comienzan aproximadamente a la edad de 60 años y un 90 por ciento de los pacientes mueren dentro de un año. En las etapas iniciales de la enfermedad, los pacientes sufren falta de la memoria, cambios de comportamiento, falta de coordinación y perturbaciones visuales. A medida que progresa la enfermedad, el deterioro mental se hace pronunciado y pueden ocurrir movimientos involuntarios, ceguera, debilidad de las extremidades y coma.

Enfermedad de Parkinson
La enfermedad de Parkinson (EP) es una enfermedad neurodegenerativa del sistema nervioso central cuya principal característica es la muerte progresiva de neuronas en una parte del cerebro denominada sustancia negra pars compacta. La consecuencia más importante de esta pérdida neuronal es una marcada disminución en la disponibilidad cerebral de dopamina, principal sustancia sintetizada por estas neuronas, originándose una disfunción en la regulación de las principales estructuras cerebrales implicadas en el control del movimiento.
No se conoce la causa de esta enfermedad, pero la existencia de anomalías genéticas en algunas familias en las que la mayoría de sus miembros estaban afectados y en familiares de enfermedad de Parkinson de presentación precoz (edad de inicio inferior a 40 años). Sin embargo, la mayoría de los pacientes con enfermedad de Parkinson tienen una presentación esporádica, es decir sin factores genéticos claramente identificados.
Los síntomas más representativos son son la torpeza generaliza con lentitud en la realización de movimientos, escasez de motilidad espontánea, temblor de reposo y rigidez.

REHABILITACIÓN DEL PACIENTE CON DAÑO CEREBRAL

El proceso de rehabilitación de una persona con daño cerebral es muy diferente para cada persona. Los programas de rehabilitación deben de ser individualizados, satisfaciendo las necesidades únicas de cada persona. Igual que dos personas nunca son exactamente parecidas, dos cerebros dañados tampoco será nunca exactamente iguales.
Es muy difícil determinar el nivel de recuperación de un paciente, pero por regla general, cuanto mayor gravedad presente la lesión, peor será el pronóstico. Sin embargo, a veces el cerebro sorprende, llegando a funcionar mejor cerebros con lesiones severas que con lesiones leves. Un factor que puede influir en la recuperación es el nivel de funcionamiento previo a la lesión.
En cualquier caso, la perseverancia , el interés y el esfuerzo por parte del afectado y su familia puede merecer la pena y abrir muchas puertas . Un programa completo de rehabilitación en pacientes con daño cerebral, deberían incluir un tratamiento individualizado a nivel cognitivo, del habla, físico y ocupacional. La familia, a su vez, debería de estar informado y aconsejado, de forma que esta preparación le permita anticipar problemas o saber afrontarlos de una forma más adecuada y beneficiosa para el miembro que ha sufrido la lesión.
La persona con daño cerebral y su familia, siempre van a ser los miembros más importantes del equipo de tratamiento, a la hora de planificar un programa de rehabilitación.
El objetivo de la rehabilitación siempre será ayudar a recuperar el mayor nivel de independencia posible en el paciente. La rehabilitación canaliza las capacidades de curación del cuerpo, consistiendo también en estudiar los nuevos modos de compensar las capacidades que permanecerán afectadas debido al daño producido.

Esclerosis múltiple
La esclerosis múltiple (EM) es una enfermedad del sistema nervioso central (SNC) en el que se diferencian dos partes principales: cerebro y médula espinal. Envolviendo y protegiendo las fibras nerviosas del SNC hay un material compuesto por proteínas y grasas llamado mielina que facilita la conducción de los impulsos eléctricos entre las fibras nerviosas.
En la EM la mielina se pierde en múltiples áreas dejando en ocasiones, cicatrices (esclerosis). Estas áreas lesionadas se conocen también con el nombre de placas de desmielinización. La mielina no solamente protege las fibras nerviosas si no que también facilita su función. Si la mielina se destruye o se lesiona, la habilidad de los nervios para conducir impulsos eléctricos desde y al cerebro se interrumpe y este hecho produce la aparición de síntomas. Afortunadamente la lesión de la mielina es reversible en muchas ocasiones.
Los síntomas más frecuentes son: debilidad, hormigueo, poca coordinación, fatiga, problemas de equilibrio, alteraciones visuales, temblor, espasticidad o rigidez muscular, trastornos del habla, problemas intestinales o urinarios, andar inestable(ataxia), problemas en la función sexual, sensibilidad al calor, problemas de memoria, y trastornos cognitivos entre otros. .Los síntomas no solamente varían entre diferentes personas sino también en una misma persona y según el momento. También pueden variar en gravedad y duración.

Esclerosis lateral amiotrófica
Es una enfermedad de las neuronas en el cerebro y la médula espinal que controlan el movimiento de los músculos voluntarios. las células nerviosas (neuronas) se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos, lo cual finalmente lleva a debilitamiento muscular, fasciculaciones e incapacidad para mover los brazos, las piernas y el cuerpo. La afección empeora lentamente y cuando los músculos en el área torácica dejan de trabajar, se vuelve difícil o imposible respirar por sí solo.
La esclerosis lateral amiotrófica afecta aproximadamente a 1 de cada 100.000 personas. Los síntomas generalmente no se desarrollan hasta después de los 50 años. Las personas que padecen esta afección tienen una pérdida de la fuerza muscular y la coordinación que finalmente empeora. Esto a la larga hace que uno sea incapaz de realizar actividades rutinarias, como subir escalas, bajarse de una silla o deglutir.
Los músculos de la respiración y de la deglución pueden ser los primeros en verse afectados. A medida que la enfermedad empeora, más grupos musculares desarrollan problemas.
La esclerosis lateral amiotrófica no afecta los sentidos (vista, olfato, gusto, oído y tacto), ni la función intestinal o vesical o la capacidad de una persona para pensar o razonar.

GUÍA DE FAMILIAS
La guía de familias es un libro editado por la Federación Española de Daño Cerebral, en el que profesionales en distintas áreas de atención a personas con daño cerebral ofrecen orientación y pautas de manejo a los familiares de personas afectadas. Está dirigido tanto a familiares como a cuidadores y propios pacientes. Se puede descargar gratuitamente en formato PDF en la página web de FEDACE.

Preguntas Frecuenes

¿Cuáles pueden ser las causas del daño cerebral adquirido?

Obstrucción de las vías respiratorias: ahogamiento, asfixia, aplastamiento del pecho…
Tumores cerebrales: tanto el propio tumor como los procedimientos llevados a cabo para su eliminación pueden ser los causantes.
Traumatismos craneoencefálicos (TCE): Las causas más frecuentes son los accidentes de tráfico.
Accidentes cerebro-vasculares (ACV): Lesiones derivadas de una alteración o interrupción del riego sanguíneo del cerebro como embolias o hemorragias cerebrales.
Anoxias o hipoxias: Respectivamente son la ausencia o disminución de llegada de oxígeno al cerebro por un intervalo de tiempo determinado, provocando la muerte neuronal de parte del tejido cerebral. Cuanto mayor es el tiempo sin oxígeno, mayor es el daño causado.
Otras causas: Incluyen encefalitis producidas por diversas causas como envenenamiento, procesos infecciosos…

¿Cuáles son las consecuencias del daño cerebral adquirido?

- Alteraciones físicas, como trastornos motores o sensoriales.
- Alteraciones neuropsicológicas: Déficit cognitivo, y alteraciones
emocionales y del comportamiento. - Alteraciones del lenguaje y de la comunicación: Alteración de la expresión por vía oral, escrita o de la comprensión. Alteración de los procesos básicos del lenguaje (comprensión, expresión), llamado “afasia”.
- Alteraciones en la funcionalidad: control de esfínteres, autonomía para la vida cotidiana…
Una característica frecuente de las personas con daño cerebral, es que éstos no son conscientes de los déficits o dificultades derivadas de la lesión cerebral (anosognosia), especialmente cuando se trata de alteraciones cognitivas y emocionales. Frecuentemente la persona afectada rechaza la ayuda de quién le ayuda, dificultando su cuidado y rehabilitación.



Centro Paso a Paso | Aviso legal   Politica de privacidad   Cláusula de Contacto | info@centropasoapaso.com