Pautas para pacientes y/o familiares

Pautas para favorecer la comunicación de su hijo:
  • Ofrecer un tiempo determinado de latencia para darle el tiempo necesario para que conteste a nuestras preguntas.
  • Demostrar que le escuchamos mirándole cara a cara siempre que intente comunicarnos algo.
  • No usar preguntas cerradas, es decir, no usar preguntas en las que sólo tenga que contestarnos si/no porque detienen la comunicación. Usar preguntas en las que tenga que contestar él con el concepto. Por ejemplo: No usar siempre preguntas, como: ¿quieres pan? Usaremos preguntas abiertas, como: ¿qué quieres?, ¿Quieres pan, chocolate o galletas?
  • Agregar lenguaje al suyo. Alargar sus expresiones añadiendo información. Por ejemplo: Si dice "galleta" Nosotros le diremos: ¡Ah, que quieres galleta" Toma la galleta (y se la damos). Nunca repetiremos simplemente su estructura. Es decir, si dice "galleta", no repetiremos "galleta" y se la daremos sin más porque sabrá que con sólo decir una palabra le entendemos y por ello no se esforzará más en usar un lenguaje más amplio para comunicarse. Pero, siempre lo ampliaremos con frases simples. Podemos ampliar su vocabulario usando varias formas, como:
    Nombrando: "es un coche" Explicando: "papa va en coche al trabajo"
    Hablando de sentimientos: "¿te gusta ir en el coche de papá?"
    Describiendo: "El coche de papá es blanco" "El coche blanco de papá"
    Haciendo "como si...": "Vamos a hacer como si nos comemos un helado”
    Hablando del futuro: "mañana vamos en el coche de papá al zoo".
  • No le haremos repetir palabras, ni expresiones aunque no las haya expresado completamente bien.
  • Siempre le felicitaremos cuando se esfuerce en usar el lenguaje, con un aplauso, una sonrisa, un beso, un "muy bien" aunque sólo se haya aproximado al modelo correcto. Es decir, si intenta decir "quiero patata" pero dice "quero tata", también le ofreceremos refuerzo por lo bien que lo ha hecho por tan solo querer comunicar lo que quiere. Y además le corregiremos, pero no diciéndole "no, así no", sino que le corregiremos dándole el modelo correcto para que nos lo oiga y así, poco a poco vaya integrando las estructuras correctas y pueda ir usándolas él sólo. Entonces, darle el modelo correcto sería decirle: "Ah, quieres patata". Diremos: Ah Miguel, quieres una patata". "Muy bien, toma la patata".
  • Tentarle con actividades que le interesen mucho.
  • Despertar su curiosidad creando nuevas oportunidades y nuevos contextos para que explore nuevas situaciones y así aparezca distintas expresiones en su lenguaje.
Pautas para evitar reforzar la tartamudez:

La mayoría de los niños pequeños tartamudean en algún momento de su vida, pero estos niños no son tartamudos, solo están cometiendo ciertos errores que desaparecerán con el tiempo. Para evitar que el niño se convierta en tartamudo, es necesario que las personas que rodean al niño, y en especial sus padres, atiendan a las orientaciones que a continuación se exponen:
  • No prestar atención a los fallos verbales para así evitar el niño tome conciencia de su habla, lo cual podría aumentar su inseguridad.
  • Ser tolerantes, no directivos.
  • No hacer comentarios sobre su forma de hablar ante otras personas.- Actitud hacia el niño de tranquilidad: necesita sentir confianza y estar relajado.
  • Dejarle terminar las frases, no anticipar.
  • Evitar corregir su pronunciación o errores gramaticales interrumpiendo su expresión. Dejar que termine de hablar y posteriormente devolverle la frase como un comentario o la palabra correctamente pronunciada introduciéndola en varias frases.
  • Dar refuerzos sociales.
  • Evitar las situaciones de tensión; no hacer observaciones sobre su forma de hablar en su presencia, no hacerle repetir frases o palabras, e intentar no forzarle a hablar cuando no está motivado o no le apetece.
  • Ante los errores no cambiar de conducta e ignorar que el niño ha tartamudeado.
  • Hablarle despacio y con una pronunciación clara para que tenga los modelos más correctos posibles a imitar.
  • No interrumpirle cuando habla.
  • No reñir, ni criticar o censurar.
  • Cuando venga a contar algo, prestarle toda nuestra atención, mirarle a la cara, que sepa que tiene todo el tiempo que necesite para hablarnos.
  • Si el niño se encuentra excitado y habla más deprisa, mantenga la calma para no excitarse usted, no levante la voz y procure hablar despacio con el fin de tenga un ejemplo a imitar.
  • Evitar la competitividad por hablar, respetando las normas del discurso.
  • Realizar actividades y juegos en casa que impliquen interacción y comunicación con el niño como hacer puzles, leer cuentos....
    Es fundamental que tenga siempre presente estas orientaciones y la importancia del cumplimiento de las mismas por parte de las personas que forman parte del entorno de su hijo.
Pautas para familiares de afásicos:

La familia puede hacer las siguientes cosas para colaborar con el tratamiento del paciente:
  • Simplificar el lenguaje a través del uso de oraciones cortas y sin complicaciones.
  • Repetir el contenido de las palabras o señalar palabras claves para aclarar el significado de la oración, según sea necesario.
  • Mantener un tipo de conversación natural y apropiada para un adulto.
  • Minimizar al máximo las distracciones, como por ejemplo el ruido de una radio, siempre que sea posible.
  • Incluir a la persona con afasia en las conversaciones.
  • Preguntar y valorar la opinión de la persona con afasia, especialmente con respecto a los asuntos familiares.
  • Estimular cualquier tipo de comunicación, ya sea hablada, gestual, señalando o dibujando.
  • Evitar corregir el habla del individuo.
  • Permitirle a la persona con afasia todo el tiempo que necesite para conversar.
  • Ayudar al individuo a participar en actividades fuera del hogar. Busque grupos de apoyo como las comunidades de personas que han sufrido un accidente cerebrovascular.
  • Prestar más atención a todos los elementos comunicativos de naturaleza no verbal que el paciente pueda transmitirnos.
Pautas de conversación para personas con deficiencia auditiva:

Antes de la conversación:
  • No hablarle nunca sin que te esté mirando, dándole la espalda.
  • Llamar su atención con un ligero toque o con una discreta seña antes de hablar.
  • Hablarle de frente, con la cara bien iluminada para facilita la lectura labial.
  • Situarse a su altura (si se trata de un niño, con mayor motivo).
Durante la conversación:
  • Mientras se habla, no se puede mantener nada en los labios (un juguete, boli..)ni en la boca (caramelo, chicle..). Evitar poner las manos delante de la boca.
  • Vocalizar bien, pero sin exagerar y sin gritar. Hablar siempre con voz.
  • Hablar con naturalidad. No hablar deprisa, ni demasiado despacio.
  • No hablar de modo rudimentario o argot. No comunicarse con palabras sueltas.
    Si no se entiende, repetir el mensaje. Construir la frase de forma más sencilla, pero correcta y con palabras de significado similar.
  • Ayudar a la comunicación, bien con gestos naturales, que le sirven de apoyo, bien con alguna palabra escrita (si tiene la edad suficiente).
  • En conversaciones de grupo es necesario respetar los turnos entre los interlocutores e indicar previamente quién va a intervenir
Pautas para el cuidado de la voz:

No abuse de la voz:
  • Evite carraspear y toser habitualmente. En su lugar trague lentamente, beba un poco de agua y/o bostece para relajar la garganta.
  • Evite gritar pues produce irritación laríngea. En su lugar utilice palmas, silbidos, silbato o hablar cara a cara.
  • No susurre pues produce irritación laríngea.
  • No fume, el tabaco reseca la mucosa de la laringe.
  • No utilice la voz cuando la note tensa.
  • No haga uso de la voz cuando esté enfermo o cansado.
  • La voz funciona peor cuando uno está fatigado o depresivo.
  • El aire acondicionado y la calefacción muy alta resecan mucho el ambiente y la mucosa de la garganta.
  • Intente no hablar en ambientes muy ruidosos.
  • No hable rápidamente ni apure el aire mientras hable. En su lugar hable lentamente, realizando pausas y entonando las frases.
Recomendaciones:

No abuse de la voz:
  • Destine breves períodos de tiempo a reposar la voz durante el día.
  • Tome agua con frecuencia, le ayudará a mantener las cuerdas vocales hidratadas.
  • Duerma de siete a ocho horas, el descanso nocturno mejorará su salud y favorecerá el reposo vocal.
  • Busque momentos para la relajación sobre todo de los hombros, cuello, laringe y cara.
  • Cuide los estados nerviosos y el estrés pues pueden provocar daños en la voz. Es aconsejable realizar técnicas de relajación y de respiración.
  • No pase por alto los signos prolongados de tensión vocal, dolor de garganta, ronquera, ardor de estómago, asma… Consulte a su médico si estos síntomas duran más de 10 días.

Centro Paso a Paso | Aviso legal   Politica de privacidad   Cláusula de Contacto | info@centropasoapaso.com